17 de junio de 2013

| TUTORIAL | Cómo hacer un rebotador para el flash integrado de tu cámara


Todo aquel que empiece en el mundo de la fotografía se podrá dar cuenta al poco tiempo de un pequeño detalle: que el flash integrado de nuestra cámara es muy limitado. En algunos casos se puede modificar la potencia, claro, pero el problema no radica en qué tanta luz dispare, sino en el ángulo de la misma. Al ser un flash netamente frontal, los resultados no son siempre los esperados. 

Si miramos la siguiente comparativa, podrás entender de qué te estoy hablando:


En el primer caso, tomada con la única luz proveniente de mi ventana, notamos el alto contraste que se da entre las sombras y las luces (ver cuello y cejas). También me vi obligado a elevar el ISO para evitar que salga trepidada. Como resultado, obtuve una foto muy contrastada y con grano. En el segundo caso, tomada con el flash integrado, notamos también esos destellos de luz en el cuello y una terrible sombra en la pared. Por último, tenemos aquella foto tomada con el flash de la cámara redireccionado hacia el techo, para que el rebote produzca una luz mucho más envolvente y suave.
Es entonces cuando uno siente la necesidad de comprar un flash externo para poder controlar el ángulo, pero si el costo no nos lo permite, te traigo el día de hoy una solución bastante económica:

Necesitas:
  • Cartulina
  • Papel aluminio
  • Tarjeta de crédito *
  • Cinta adhesiva
  • Cuchilla
  • Lápiz y/o marcador
  • Regla
* O en su defecto, algún material similar

Cogemos la cartulina y cortamos estas medidas:
  • 1 rectángulo de 6x7cm
  • 1 rectángulos de 1.5x5cm (aprox.)
Y con la tarjeta de crédito, las siguientes:
  • 1 rectángulo de 1.8x8cm
  • 4 rectángulos de 0.5x3.5

La pieza de cartulina de 1.5x5cm la enroscamos y la pegamos. Podemos ayudarnos del marcador para hacerlo más fácil.

Este anillo va a ser nuestro eje principal del rebotador, por lo tanto podemos hacerlo más o menos estrecho según las otras piezas de la tarjeta de crédito que hemos cortado.



Este eje lo pegamos sobre la cartulina negra. Posteriormente, tomamos la cartulina de 6x7cm y la colocamos sobre un pedazo de papel aluminio. Envolvemos la cartulina y ya tenemos nuestro rebotador; pero aún falta nuestro adaptador para la cámara.
Los cuatro pedazos de 0.5x3.5cm de la tarjeta de crédito los pegamos de la siguiente forma rectangular, asegurándonos de dejar una esquina libre para poder introducirla en nuestro eje.
Una vez insertado, podemos cerrar el circuito y luego, pegamos sobre este la pieza 1.8x8cm. Es importante que en esta última sean medidas exactas, especialmente el ancho, ya que es esta pieza la que se va a conectar con el riel de la cámara.
RESULTADO:

¡Listo! Ahora podrás experimentar y disfrutar de tu nuevo accesorio a prácticamente costo cero. ¿Qué tal te pareció?