29 de septiembre de 2014

| DISEÑO | La sutil línea entre la genialidad y la idiotez absoluta

Entonces me cansé de mis fotos tradicionales y decidí realizar algo realmente cool... y les pregunto, ¿qué más cool que tener cabeza de hiena, tocino en el reflejo de los lentes, flotando en el espacio mientras disparo rayos lásers de los dedos, parado sobre calaveras en llamas y siendo señalado con las puntas de las flechas que sostienen un par de querubines-velociraptores? No sé, piénsenlo.